Más que palabras

Corte radiofónico del programa Más que palabras de Radio Euskadi a propósito de Esbozo de un amor a primera vista. Una preciosa novela que ha encantado a nuestro Kike Martín. Una historia de amor que comienza en Valencia, en plena Guerra Civil, y que termina en un campo de concentración.

Erich Hackl, la historia con minúsculas transformada en gran literatura 

Hace tiempo que caímos rendidos ante las obras de Erich Hackl (Steyr, 1954). El escritor, historiador e hispanista austríaco escarba habitualmente entre las páginas de la Historia, rescata episodios olvidados y los transforma en lecciones morales a través de la literatura.
Lo hizo ya en la hermosa Adiós a Sidonie, la historia de una niña gitana adoptada por una familia obrera de izquierdas que acabó su vida en un campo de concentración. Lo hizo también en Boda en Auschwitz, otro extraordinario libro que narraba la historia de un amor que consiguió abrir las puertas del famoso campo de exterminio para celebrar el único matrimonio que se llevó a cabo en tan macabro escenario. Y lo ha vuelto a hacer, con brillantes resultados, en este Esbozo de un amor a primera vista (LAERTES), un libro que fue publicado originalmente en alemán en 1999.
La táctica es la misma. Para lograr su objetivo de emocionar y elevar a la categoría de mitos a mortales corrientes, Hackl da voz a las personas que conocieron a los protagonistas de esta historia de amor ó a los que oyeron hablar de ella. Y con esas voces retrata un tiempo y unas vidas marcadas por la guerra, el compromiso, la incomprensión social, el amor y la muerte.
Hay muchos puntos de contacto entre esta novela que hoy presentamos y Boda en Auschwitz. La dos narran historias de amor al límite, bajo las tragedias de la Guerra Civil española y la II Guerra Mundial; las dos tienen como protagonistas a un brigadista austríaco y a una republicana de izquierdas; y las dos narran como dos personajes enamorados se guardan fidelidad y se buscan a través de una Europa en guerra que camina hacia el desastre.
Karl Sequens es un joven luchador austríaco antifascista que decide viajar a España para luchar a favor de la República y la libertad. Herminia Roudière es una republicana valenciana de clase media que apoya a los combatientes internacionales heridos en combate. Los dos se encuentran en un hospital y surge automáticamente el flechazo. Se casarán en unos meses y tendrán una hija. Pero la caída de la República les obligará a exiliarse a Francia. Allí Karl es detenido y enviado a un campo de trabajo. Al ser austríaco le entregarán porteriormente a las SS y éstas le enviarán de campo de concentración en campo de concentración por ser un “peligroso delincuente de izquierdas”. Fue el destino de miles de combatientes antifascistas de toda Europa que habían participado en la Guerra Civil española, el exterminio. Herminia se refugiará en su amor, esperando el final de la guerra y el ansiado reencuentro, consolada por el cuidado de su hija y las escasas cartas que de Karl recibe.
Erich Hackl convierte estos hechos reales en novelas, en obras de no ficción. Y lo hace porque, sin traicionar la verdad de los hechos, el tratamiento de los personajes y de lo contado es literario, subjetivo, íntimo y comprometido. Una forma de narrar que sirve a Hackl para hablar de la crueldad, la barbarie y el deshonor, pero también para hablar de las almas sencillas, de los espíritus nobles, de esos personajes anónimos sin los cuales el mundo sería un infierno.