El público del laberinto



LAS AVENTURAS COMPLETAS
DE LA SEÑORITA RICHMOND
SEGUIDAS DEL PÚBLICO DEL LABERINTO

Cuarto libro: el público del laberinto
1985-1989

                            Nanni Balestrini



I. PRÓLOGO ÉPICO


aquí estoy de nuevo otra vez
sentado frente al público de la poesía
que sentado frente a mi de manera benévola
me mira y se espera la poesía

como siempre no tengo nada que decirles
como siempre el público de la poesía lo sabe muy bien
realmente no se espera de mi un poema épico
visto también que no ha hecho nada para inspirármelo

el antiguo poeta épico de hecho como todos saben
no era responsable de su poesía
su público era el verdadero responsable
porque tenía una relación directa

con su poeta
que dependía de su público
por su inspiración
y por su remuneración

su poesía se desarrollaba entonces
según las intenciones de su público
el poeta no era más que el intérprete individual
de una voz colectiva que narraba y juzgaba

este no es ciertamente nuestro caso
no es por esto que estáis aquí hoy en esta sala
por desgracia lo que estáis escuchando no es
vuestro poeta épico

y esto porque desde hace tantos siglos
como todos sabemos
la escritura prima
y sucesivamente la imprenta

han separado con un muro de papel y de plomo
al productor y
al consumidor de la poesía escrita
que se encuentran así sin remedio separados

y por esto hoy el poeta moderno
no tiene más un público suyo del cual depender
del cual ser inspirado y remunerado
solo públicos anónimos y ocasionales

como vosotros aquí ahora frente a mi
no más una voz colectiva
que a través de su voz individual
cuenta y juzga

su relación con el público ha perdido todo valor dicen
no le queda más que concentrar su interés
sobre problemas del individuo singular
sobre sus comportamientos particulares

el poeta moderno es autosuficiente
prácticamente nunca remunerado
no pronuncia ningún juicio
lo que cuenta para él nos dicen

es solamente su
imaginario
sus obsesiones conscientes
e inconscientes

porque para él nos dicen
que el individuo como singularidad
irreduciblemente diverso
y separado de los otros

y así el poeta moderno
solo
o también delante del público de la poesía
dialoga individualmente con su poesía

la imagina naturalmente como una fascinante señorita
y querría que también vosotros la imaginaseis así
que se encuentra en este momento aquí junto a él
esto es a mi y esto es por tanto frente a vosotros